Grafikas

Diseño gráfico para principiantes

Categoría: Técnicas

Logra un enfoque envidiable

Logra un enfoque envidiable

#1 Localiza el Manual de Tu Cámara y Observa Qué Ofrece Tu Cámara y Cómo Puedes Seleccionar Todos Estos Modos

Vaya introducción, ¿verdad? Pues sí, ha sido muy amplia, pero es fundamental que conozcas todos los modos y la funcionalidad que ofrecen.

Una vez que los conoces, lo más apropiado y, por tanto, mi primer consejo es que recuperes el manual de tu cámara y veas cuáles de los modos indicados te ofrece y, lo más importante, qué tienes que hacer para seleccionar uno u otro.

Sé que hace mucho que no lo utilizas, pero éste puede ser un buen momento para recuperarlo del baúl de los recuerdos. Si no es posible, búscalo en Internet, seguro que lo encuentras.

#2 Los Objetivos Más Luminosos Siempre Enfocarán Mejor

Esto no es propiamente un consejo, pero sí que es algo que debes conocer. Las cámaras enfocan, independientemente de la apertura seleccionada para la toma, con el diafragma en su apertura máxima.

Cuanta mayor apertura, mayor luz y, por tanto, mayor capacidad del objetivo para lograr un mejor enfoque. Especialmente en condiciones de no demasiada luz.

Por ese motivo, ten en cuenta que los objetivos más luminosos ofrecerán también, por regla general, un mejor y más rápido enfoque.

#3 Usa Los Puntos de Enfoque Centrales

Los puntos centrales de enfoque de tu objetivo serán los más rápidos y precisos y, no sólo eso, sino que, habitualmente, suelen ubicarse ahí los puntos de tipo cross-type, por lo que es la región más adecuada para llevar a cabo el enfoque.

Eso sí, luego deberás recomponer la toma para encuadrar correctamente al sujeto enfocado y situarlo, por ejemplo, en uno de los puntos fuertes de la fotografía. Recuerdas la regla de los tercios, ¿verdad?

Por último si vas a enfocar y luego recomponer, ten especial cuidado cuando estés trabajando con profundidades de campo reducidas, como explicábamos en este artículo.

#4 Emplea la Luz de Asistencia al Enfoque de Tu Cámara o Flash

“AF-Assist”, en inglés, es una función que ofrecen cámaras y flashes, a través de una luz de ayuda, para que en situaciones de iluminación pobre, la cámara pueda enfocar correctamente.

Habilita esta funcionalidad cuando la necesites y ten en cuenta que, en función de tu modo de enfoque podrás usarla o no.

  • AF-A. Siempre podrás usarla en este modo.
  • AF-S. Sólo podrás usarla cuando el punto de enfoque seleccionado sea el central.
  • AF-C. Nunca podrás usarla.
  • 3D. Siempre podrás usarla.

Así que, como ves, en situaciones de pobre iluminación, olvídate del modo de servo continuo (AF-C), ya que no podrás usar la luz de ayuda, y no olvides hacer uso de esta funcionalidad de asistencia al enfoque.

#5 Enfoca En Regiones Contrastadas: Cromáticamente o A Nivel de Texturas

Es una de las primeras reglas del enfoque, pero no por ello quiero dejarla escapar. Como sabes, el que tu cámara pueda enfocar adecuadamente se debe a que es capaz de encontrar el suficiente contraste en la región sobre la que intenta enfocar.

¿Has tratado de enfocar alguna vez sobre una pared completamente lisa y de un mismo color? Resulta imposible.

¿Por qué? Pues porque la cámara no es capaz de encontrar una región con el suficiente contraste.

Por ello, a la hora de enfocar, busca siempre zonas con el suficiente contraste: esquinas, bordes, cambios de superficie, etc.

#6 Ilumina Todo Lo Que Puedas La Escena

La luz es fundamental, no sólo para una correcta exposición, sino también para un correcto enfoque.

Por ese motivo, siempre que puedas, incrementa la luz en la escena. Si estás en interiores, trata de abrir al máximo las ventanas, encender todas las luces, usar reflectores, etc.

Todo ello con el objeto de que la iluminación sea suficiente para que el sistema de enfoque de tu cámara se sienta cómodo y haga bien su trabajo.

#7 Cuidado Con El Tiempo de Exposición y la Trepidación

Sé que este no es un consejo que afecte directamente al proceso de enfoque, pero sus consecuencias son similares a las que arroja un enfoque incorrecto: imágenes blandas y desenfocadas.

Asegúrate de establecer un tiempo de exposición suficientemente corto para no tener problemas de trepidación y, si dispones de ello, utiliza los sistemas antivibración que pueda proveerte tu objetivo.

Si lo que estás pensando es en realizar tomas en las que necesitas un tiempo de exposición demasiado elevado, no lo dudes, utiliza un trípode.

#8 Utiliza El Modo de Enfoque Que Ofrece Live View

No he querido entrar en detalle sobre los distintos modos de obtener la distancia exacta de enfoque que tienen nuestras cámaras. Si tienes interés y no te asusta el inglés, en el primer punto de este artículo tienes una muy buena descripción.

El caso es que si tienes una réflex, y ésta dispone de la funcionalidad Live View (que te permite ver en la pantalla y no en el visor la escena), el método de enfoque que utiliza este modo, y que se llama Contrast Detection, es mucho más preciso, aunque más lento, que el que se utiliza con esta funcionalidad deshabilitada (Phase Detection).

Por lo que, si estás utilizando un trípode o tienes la posibilidad de usar Live View y quieres obtener el mejor enfoque posible, haz uso de esta funcionalidad y, por tanto, de su modo de enfoque.

#9 No Olvides El Modo Manual. A Veces, Es La Única o la Mejor Opción

Sin duda, el modo manual puede resultar muy laborioso, lento y requiere de una pericia especial, pero en determinadas ocasiones es la mejor (y, a veces, única) opción.

Por lo que debes considerarlo y, llegada la ocasión, hacer uso de él. Si lo recuerdas, hace un tiempo te hablábamos sobre 7 situaciones en las que deberías apagar el enfoque automático de tu cámara.

De modo que no lo olvides, hay situaciones en las que el modo manual será el que mejores prestaciones ofrezca a tu proceso de enfoque.

Consigue fotos bien iluminadas

Consigue fotos bien iluminadas

1. Dejar paso a la luz

Voy a comenzar por lo más obvio. Sí, lo sé, es demasiado evidente, pero no te creas, que hay que recordarlo muchas veces pues, en ocasiones, con las prisas, los nervios del momento, la concentración en la composición creativa, el cansancio, el ofuscamiento de cada uno, bla, bla, bla… se nos olvida lo esencial. Abre puertas, ventanas, cortinas, levanta persianas, enciende luces… Busca la luz.

Buscando la luz

Buscando la luz

2. Acercar el sujeto u objeto a la fuente de luz

Digo casi lo mismo que en el punto anterior, obvio pero necesariamente repetible (hasta la saciedad si hace falta). Si puedes acerca tu motivo a una fuente de luz, una ventana, una farola, una lámpara o unas velas. Cualquier luz, por pequeña que sea te servirá de ayuda. Si tu prota no es desplazable, puedes intentar acercar la fuente de luz (si hay alguna disponible que sí se pueda mover).

Aprovechar cualquier fuente de luz

Aprovechar cualquier fuente de luz

Que sirva de introducción a los más novatos o de recordatorio a las mentes más despistadillas y olvidadizas, pero estos dos primeros pasos no los puedes saltar. A partir de aquí, seguimos hablando de otros términos.

3. Medición puntual

Utiliza el modo de medición puntual, pues en condiciones de luz escasa es más complicado realizar mediciones precisas. De esta forma mides justo lo que deseas que quede bien expuesto y sin tener que preocuparte de lo demás.

Medición puntual

Medición puntual

4. Realizar una correcta medición y exposición

Esto sirve igual cuando tienes luz y cuando no, salvo que en condiciones de poca luz adquiere una mayor importancia. Si no tienes claro cómo hacerlo, aquí tienes una guía detallada.

5. Subir el valor ISO

En muchos artículos te hemos aconsejado que ajustes el valor ISO al mínimo para evitar el ruido. Hoy, sin embargo, te diré que lo subas tanto como tu cámara te permita (y el ruido no sea demasiado molesto). Puesto que es preferible una foto con ruido que perder un gran instante. En algunas fotografías, el ruido puede ser un elemento creativo, en otras, tendrás que subir el valor hasta un punto en que no estropee mucho la imagen. Según qué tipo de imagen desees tomar o qué momento sea el que quieras capturar tendrás que sopesar.

Subir el valor ISO

Subir el valor ISO

6. Objetivos luminosos

Este es uno de los trucos que mejor te funcionarán. Utiliza el objetivo más luminoso que tengas o que puedas conseguir, es decir, uno que tenga una gran apertura (número “f” lo más pequeño posible), como por ejemplo el que Mario llama El Rey de los Objetivos, 50 mm f 1/4. Si dispones de poca luz y además utilizas una lente que apenas permita la entrada de luz, poco podrás hacer sin recurrir a luz artificial. Una gran apertura será sin duda una gran aliada.

7. Velocidades de obturación lentas

Además de utilizar una apertura amplia, puedes disparar con velocidades lentas, de esta forma el diafragma permanecerá más tiempo abierto entrando así más luz. ¿Qué ocurre en este caso? Que necesitarás un trípode para velocidades más lentas o al menos un punto de apoyo para velocidades intermedias. Y si estás fotografiando personas, difícilmente podrán quedarse tan quietas como para usar una velocidad de menos de 1/25, si no quieres una foto movida asegúrate esta velocidad. Aunque también cabe la posibilidad de que las personas de la imagen no sean protagonistas y puedan aparecer en movimiento con un interesante efecto creativo, recuerda que aquí el artista eres tú.

Larga exposición

Larga exposición

8. Uso del flash rebotado o difuminado

Si con las opciones anteriores no es suficiente o no puedes hacer uso de algunas de ellas, probablemente no te quedará más remedio que tirar del flash. Y aquí el truco no consiste en decirte que lo uses, sino que evites el uso del flash que viene incorporado en la cámara y que rebotes o difumines el flash de mano. ¿Cómo? Si no tienes difusor un pequeño truco es usar un pañuelo blanco o un trozo de papel de seda blanco. Para rebotarlo dirige el flash al techo o a un lateral, en función de dónde te interese que quede la fuente de luz. Si rebotas en una superficie blanca reflejará mucha más luz. Al rebotar o difuminar el flash, el efecto será menos artificial y sobre todo, la luz resultante no será tan dura y evitarás sombras indeseadas.

Si usas el flash, hazlo bien

Si usas el flash, hazlo bien

Otra opción es jugar con el flash para lograr fotos creativas, observa este ejemplo:

Creatividad con el flash

Creatividad con el flash

9. Utilizar reflectores

Los reflectores te sirven igual con luz natural que con luz artificial, úsalos para dirigir la luz hasta tu motivo principal. Puedes usar reflectores naturales, como la nieve o la arena, o los reflectores desplegables como estos.

Otro truco es que lleves ropa blanca, si tú, serás el mejor reflector. Al menos la camiseta o la camisa, de este modo reflejarás la luz existente sobre el motivo que tienes delante.

Usa reflectores

Usa reflectores

10. Cuando se trata de niños

Si estás trabajando con niños, no esperes que su paciencia esté a la altura de tus necesidades, mejor haz las pruebas antes y espera el momento adecuado en el lugar adecuado para que se coloque (o pase por ahí) y dispara. Pero no le hagas sufrir probando y ajustando.

Cosas de niños

Cosas de niños

11. Ajustar bien el balance de blancos

Otro truco para lograr buenos resultados es ajustar el balance de blancos. No es lo mismo si usas el flash, si utilizas la luz de una vela o una bombilla o si aprovechas ese rayito de sol que se está colando por la ventana. Si disparas en RAW podrás modificarlo en la edición, si no es así, mejor no te olvides de ajustarlo.

Balance-Blancos

Balance de blancos adecuado

12. Estabilizador de imagen

Para terminar (o casi), si dispones de estabilizador de imagen, no olvides activarlo para evitar trepidaciones. En caso de usar trípode no te será necesario.

Rejuvenece con Photoshop

Rejuvenece con Photoshop

Primer paso: Vamos a duplicar la capa para ir mirando cómo queda nuestra foto y le damos el nombre de Arrugar, menú Capa > Duplicar capa.

Segundo paso: Ahora hacemos clic en la herramienta pincel corrector y la configuramos como en la segunda imagen.

Cuando ya tenemos listo el pincel corrector, ubicamos un área por donde queramos empezar, yo lo hare por la frente. La forma de usar esta herramienta es presionando la tecla Alt para tomar una muestra de un área sana de la cara y luego hacer clic en el lugar que queremos corregir. Lo mejor es hacer clics que no abarquen un área muy grande, a más pequeños mejor. Trate de usar la lupa para aumentar a un zoom que nos permita ver que es lo que estamos haciendo.

Tercer paso: Ahora tome la herramienta parche, configúrela como en la segunda imagen y haga una selección del área que quiere corregir y arrástrela hasta un área limpia, vera como se corrigen las imperfecciones que quedaron después de usar el pincel corrector.

 

Cuarto paso: Duplicamos la capa Arrugas y luego vamos al menú Filtro > Licuar, entonces hacemos clic en la herramienta deformar hacia adelante y la configuramos como en la segunda imagen y corregimos las curvas de la nariz y el grosor de los labios.

Quinto paso: Usando una herramienta de selección como la pluma, la mascara rápida o cualesquier otra  que sea cómoda para Ud. Haga una selección de la piel excluyendo los ojos,  boca y cejas y luego vaya al menú Selección > Invertir y presione Ctrl + J para pegar en otra capa. Si a la nueva capa le pasó el rostro completo con ojos, boca y cejas,  no se preocupe, haga una nueva selección de estas áreas en la nueva capa, luego invierta la selección, menú Selección > Invertir y presione la tecla Suprimir, luego renombre la capa por Desenfoque.

Sexto paso: Ahora vaya al menú imagen > Ajustes > Tono/Saturación y ajuste los valore como en la imagen siguiente.

Séptimo paso: En este paso empezamos a aplicarle maquillaje a la modelo. Creamos una nueva capa a la que llamamos Pomulos, menú Capa > Nueva > Capa y sobre ella usando un pincel de 40 px y el 10% de dureza pintamos los pomulos con un color rojo #fb2300.

Octavo paso: Ahora bajamos la opacidad de la capa a 30% y luego vamos al menú Filtro Desenfocar > Desenfoque Gaussiano y le damos un Radio de 23.3%.

Noveno paso: Seguimos con las cejas, en una nueva capa escogemos un color marrón #48000a y pintamos con el pincel las cejas. Luego cambiamos el modo de capa a Luz Suave y bajamos la opacidad al 35%.

Decimo paso: Creamos una nueva capa para las pestañas y con pincel de entre 3 y 5 px las pintamos y damos un desenfoque Gaussiano de 2.8 px.

Onceavo paso: Una capa más para para pintar los parpados, puede utilizar un azul o el que le guste, desenfoque a 5px y baje la opacidad hasta el 20%.

Doceavo paso: Nos ubicamos sobre la capa Licuar y hacemos un trazado sobre los labios usando la herramienta pluma, cuando la tenga lista haga clic en hacer selección y escriba 0 en Radio de desvanecer. Luego vaya al menú Selección > Invertir y finalmente presione Ctrl + J, entonces los labios quedaran en una capa nueva a la que llamaremos Labios. Ahora ajuste el tono y saturación, menú Imagen > Ajustes > Tono/Saturación y mueva los controles a la derecha o a la izquierda a su gusto.

Treceavo paso: Ahora vamos a cambiar el color de los ojos. Siga este tutorial para hacerlo.

Catorceavo paso: En este paso vamos a darle unas pocas iluminaciones al cabello, para ello creamos una nueva capa y seleccionamos el pincel a 19 px con un amarillo #ece900 y empezamos a dibujar líneas siguiendo las lineas del cabello. Luego cambiamos el modo de capa a luz suave y bajamos la opacidad al 15%. Ahora nuestra modelo se ve así.

Quinceavo paso: Es el momento de acoplar todas las capas, menú Capa > Combinar visibles. Ahora tenemos una sola capa.

Dieciseisavo paso: Vemos que la foto está un poco desenfocada después de tanto tratamiento, para solucionar esto damos clic en menú Filtro > Enfocar > Mascara de enfoque y llevamos hasta 500% la cantidad y el Radio lo movemos 0.3 px y el Umbral lo dejamos en 0.

Diecisieteavo paso:Repetimos el proceso pero esta vez le damos un valor bajo a la cantidad, de entre 90 y 125%. Y por fin después de tantos pasos hemos terminado y asi quedó nuestra modelo.

Consigue buenas fotos en movimiento

Consigue buenas fotos en movimiento

El Modo de Enfoque por Defecto: AI One Shot

En la mayoría de las cámaras tenemos que presionar el botón de disparo hasta la mitad para poder enfocar. A partir de ahí, si queremos reencuadrar conservando el enfoque tendremos que mantener el botón presionado. Si lo soltamos perderemos el enfoque y tendremos que volver a pulsar. Cuando queramos hacer la foto terminaremos de presionar el botón hasta el fondo.

Esto es así cuando tenemos configurado el modo de enfoque AI One Shot (AF-S). Este modo mantiene el enfoque una vez hemos enfocado nuestro sujeto, y no lo varía aunque sigamos pulsando el botón.

Sin embargo, este modo no es útil cuando lo que queremos enfocar está en movimiento continuo, puesto que tendríamos que estar pulsando cada vez, y sería difícil tenerlo enfocado justo en el momento preciso, por lo que para ello es necesario configurar el modo de enfoque en modo AI Servo.

Con el modo AI Servo la cámara tratará de mantener enfocado nuestro sujeto mientras mantengamos pulsado el botón de enfoque.

Una de las cosas a tener en cuenta cuando utilizamos este modo es que ya no hay confirmación de enfoque por parte de la cámara, es decir, ni pitará (en el caso de tener activado el ‘beep’ ) ni se quedará fija la luz de enfoque.

Lo habitual cuando se utiliza el modo AI Servo es configurar el modo ráfaga, ya que vamos a realizar varios disparos con el fin de obtener distintas fotografías de nuestro sujeto bien enfocado. De esta manera, cuando editemos podremos elegir cual de todas nos gusta más.

Este modo de enfoque se suele utilizar mucho sobre en todo en fotografía deportiva y fotografía de fauna, donde la acción sucede muy rápida.

Normalmente, cuando realizamos este tipo de fotografía, queremos obtener una fotografía muy nítida con nuestro sujeto totalmente congelado, por lo que necesitamos utilizar velocidades de obturación muy rápidas. De ahí, que las especificaciones que más se suelen mirar son el número de fotografías que se puede realizar en el modo ráfaga, y la máxima velocidad de obturación.

Sin embargo, hay ocasiones, ya sea por motivos artísticos o por falta de luz, en las que las velocidades de obturación utilizadas son lentas. Esto implicaría que nuestro sujeto saldría movido y sin nitidez. Es cuando se suele utilizar la técnica del barrido.

Probando Técnicas de Enfoque en Movimiento: El Barrido

Para conseguir resultados óptimos con la técnica del barrido hay que disparar una ráfaga mientras enfocamos y realizamos un seguimiento a la misma velocidad que nuestro sujeto.

Esta técnica consiste en disparar una serie de fotografías a unas velocidades de obturación lentas, acompañando el movimiento de nuestro sujeto con nuestra cámara, a la vez que presionamos el botón de enfoque, con el fin de que éste salga nítido, y el fondo movido.

Lo normal es que la mayoría de fotografías salgan borrosas o poco nítidas, obteniendo una o dos correctas. La mayor dificultad reside en la sincronización de nuestro movimiento con respecto a nuestro sujeto, la cual se consigue con la práctica.

Los Puntos de Enfoque, Esenciales a la Hora de Enfocar

Cada vez tenemos más puntos de enfoque, pudiendo seleccionar el que más cerca se encuentre de nuestro sujeto sin tener que reencuadrar.

Los modos de enfoque están directamente relacionados con los puntos de enfoque de la cámara. Los puntos de enfoque son una serie de cuadrados que podemos ver a través de nuestro visor y que utilizamos para enfocar. Por defecto, el punto de enfoque seleccionado está en el centro, de manera que para enfocar un objeto tenemos que situarlo justo encima y pulsar el botón. Sin embargo, con el paso del tiempo, las cámaras disponen de más puntos de enfoque, de manera que podemos seleccionar el punto más próximo a lo que queremos enfocar sin tener que reencuadrar.

Cuando realizamos fotografía de seguimiento, es fundamental poder seleccionar el punto de enfoque que mejor nos venga con el fin de no tener que reencuadrar (ya que sería imposible conseguir la fotografía). Por ejemplo, si yo estoy fotografiando a un deportista en movimiento y tengo seleccionado el punto de enfoque central, nuestro sujeto saldrá siempre centrado. Si selecciono un punto de enfoque en la parte izquierda del encuadre, mi sujeto aparecerá en la parte izquierda.

Si utilizamos el modo de enfoque AI One Shot, tendríamos que estar enfocando con cada movimiento.

¿Y Si Separamos el Enfoque del Disparo?

Hay cámaras en las que podemos disociar el botón del enfoque del botón de disparo.

Todo el rato estoy hablando de que hay que presionar hasta la mitad el botón de disparo para que la cámara trate de enfocar, y presionarlo para fotografiar. La verdad es que me imagino estar una hora o más haciendo este tipo de fotografía de esta manera y creo que acabaría con el dedo machacado de tanta tensión, ¿no creéis?

Pero no pasa nada porque hay una solución, disociar el botón de enfoque del botón de disparo. De esta manera, tendremos un botón exclusivamente para enfocar, y otro botón para disparar. Esto supone una ventaja increíble, ya que mantendremos pulsado el botón del enfoque siempre que queramos enfocar, soltándolo cuando nuestro sujeto esté quieto (y nosotros también), y pulsando el botón de disparo las veces que queramos, sabiendo que nuestro sujeto seguirá enfocado.

En el ejemplo del deportista, pulsaremos el botón de enfoque para realizar el seguimiento y pulsaremos el de disparo durante una jugada concreta.

Ésta es la buena noticia, la mala es que no todas las cámaras permiten esta opción, así que si te interesa esta opción asegúrate de que la tiene antes de comprártela.

La Cosa se Complica. Configurando la Sensibilidad de Seguimiento

En Canon existe una serie de configuraciones en función de cada caso, donde podemos especificar la sensibilidad de seguimiento, si el sujeto acelera o decelera más o menos y si queremos que el enfoque se mantenga a pesar de que un objeto se cruce en nuestro encuadre.

Conforme avanza la tecnología las cámaras permiten una mayor configuración, y el modo AI Servo no lo es menos. A la hora de realizar un seguimiento pueden surgir distintas situaciones, además, no todos los movimientos son iguales.

Uno de los parámetros que podemos configurar es si queremos dar más prioridad al enfoque o a la velocidad de disparo. Como decía anteriormente, el modo AI Servo se suele utilizar con el modo ráfaga, por lo que podemos dar una prioridad distinta a la primera imagen que a la segunda.

Por ejemplo, en la primera fotografía podemos decirle a la cámara que no dispare hasta que nuestro sujeto esté enfocado. Y que a partir de la segunda dé más prioridad a la velocidad, puesto que consideramos que una vez enfocado el sujeto, éste seguirá enfocado en el resto de fotografías.

Podemos decirle a la cámara si tiene que dar más prioridad al enfoque o a la velocidad de disparo a partir del segundo disparo en ráfaga.

Otros aspectos configurables pueden ser la sensibilidad que tiene que tener la cámara a la hora de mantener el enfoque sobre un sujeto en función de la velocidad que tenga, y del tipo de movimiento que haga. Por ejemplo, para un ave con un vuelo constante el enfoque es menos sensible que un pájaro que realiza movimientos rápidos en distintas direcciones.

Esta sensibilidad puede ser mayor o menor dependiendo de si queremos que el enfoque se desvíe cuando un objeto se antepone al sujeto que estamos siguiendo, o si queremos que se mantenga. Imaginar que estamos realizando un seguimiento a un ave y de repente se cruza otra, por lo que el enfoque debería de quedarse con la primera. O sin embargo, queremos enfocar al sujeto más cercano, por lo que el enfoque debería cambiar cada vez que un ave se anteponga a nuestro sujeto.

Hay acciones que suceden tan rápido que es imposible enfocarlas mientras suceden, por lo podemos pre enfocar y disparar cuando suceda, o enfocar otro elemento que se mueva más lento. Es imposible seguir el movimiento de una pelota, pero más sencillo enfocar al tenista.

Muchas veces echamos la culpa a nuestro equipo por no haber conseguido la fotografía, pero la mayoría de las veces el problema es la incorrecta configuración de nuestra cámara. Un buen conocimiento de todas sus funcionalidades y su correcta configuración nos puede facilitar el trabajo.

Creado con WordPress & Tema de Anders Norén